martes, 3 de marzo de 2015

¿Qué es y por qué algunos sectores antidemocráticos intentan en Venezuela que se suscriba el documento denominado: "Acuerdo Nacional para la Transición"








Es típico de la Guerra no Convencional de Estados Unidos cooptar a los pensadores, medios de comunicación y activistas. El producto es casi invariablemente un post-moderno golpe de Estado. Dependiendo de la hibridación elegida y la resistencia de los gobiernos, las estructuras sociales y las poblaciones perciben la necesidad de la reforma. El producto puede ser más o menos abiertamente violento. La participación de organizaciones de derechos humanos y las Naciones Unidas son claves. 
 
Las tácticas pueden ser sutiles, a veces tanto, que son difíciles de comprender. Sin embargo, por sutiles que sean, el mensaje dirigido al gobierno es, invariablemente: "irse o desaparecer".

El Consejo Nacional de Transición Libio (CNT) que no representó nunca los intereses soberanos de esa nación árabe al norte de África y constituido por supuestos “líderes de la rebelión en Libia” contra el gobierno legítimo del coronel Muammar Al Gaddafi, fue formado en las grandes casas de estudio estadounidenses y tutelado por los servicios de inteligencia.

Ali Tarhuni, profesor de la Washington University, vivía en la nación norteamericana hasta que fue nombrado el encargado de los asuntos financieros y petroleros del CNT en Libia.

El apodado primer ministro libio del Consejo Nacional de la Transición, Mahmud Jubril, fue un asesor de estrategia que pasó la mayor parte de su carrera en el extranjero, tiene un doctorado en Planeamiento Estratégico y Toma de Decisiones de la Universidad de Pensilvania y un doctorado en Ciencias Políticas de la Universidad de Pittsburg.

Ahmed Abduraba Al-Abaar, encargado de asuntos económicos de este “libre Consejo”, es un empresario de Bengasi cuya familia tiene lazos históricos con el rey Idris, quien fue depuesto por las fuerzas revolucionarias lideradas por Gaddafi y por el pueblo libio. 

Asimismo, mantiene relaciones con la dinastía Al Sanusi.

No es casual que todos estos nombres llegaran a integrar el “libre y soberano” Consejo Nacional de Transición de Libia, así como tampoco puede ser llamada casualidad que las banderas estadounidenses ondearon con desparpajo en las manifestaciones de Libia, lo cual denotó y denota, que no se trató jamás de una rebelión autónoma, sino de un plan ideado por el imperialismo yanqui y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para apoderarse de los recursos económicos del país árabe.

Christof Lehmann es editor de NSNBC; psicólogo, asesor político y defensor de los derechos de los palestinos a la autodeterminación y la paz. 

En un artículo publicado en octubre del 2010, escrito en Inglés y titulado: “The National Counsel of Syria and U.S. Unconventional Warfare”. 

Lehmann nos cuenta como el Consejo Nacional de Siria, está conformado por personajes que trabajan en organizaciones adscritas a la CIA y al NationalEndowment for Democracy (NED). 

Todo esto en el marco de “La Guerra no Convencional” del imperialismo estadounidense, contemplada en manuales de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos.  

Al igual que en Libia y Siria, en Venezuela pretenden con un gobierno paralelo a través de este documento sobre el "Acuerdo Nacional para la Transición",redactado en Washington posiblemente, y firmado por sus lacayos internos, generar las condiciones para una guerra civil, o en su defecto, la sensación de la misma, para la posterior intervención de la comunidad internacional.

El presidente Nicolás Maduro anunció la neutralización de un golpe de Estado en el que varios oficiales de la Fuerza Aérea habían sido detenidos, luego de que estos hubieran planificado atacar la ciudad de Caracas para producir entonces un “gobierno de transición”, un posible Consejo Nacional de Transición de Venezuela, tal y como lo indica los manuales de las fuerzas especiales de Estados Unidos. 

Denunció Maduro que este documento titulado “Acuerdo nacional para la Transición”, firmado por María Corina Machado, Antonio Ledezma y Leopoldo López, y que describe una serie de acciones de carácter neoliberal, que se pondrían en marcha de haberse iniciado una supuesta “transición”, pretendía activar la “señal” para iniciar entonces el Golpe de Estado, el avance de la Guerra no Convencional en el derrocamiento del Gobierno Bolivariano.

Develado efectivamente el coyuntural plan de Golpe de Estado que apuntaba al bombardeo de objetivos específicos en Caracas, posiblemente el imperialismo y sus lacayos internos procedan a constituir formalmente el Consejo Nacional de Transición en Venezuela. Una especie de gobierno paralelo (tal y como lo hicieron en Libia y Siria) para aislar al Gobierno Bolivariano internacionalmente, y junto el sabotaje interno, la manipulación mediática, la Guerra Económica y los actos terroristas de desestabilización, avanzar en la posibilidad del latrocinio de las mayores reservas de hidrocarburos del mundo, ubicadas en Venezuela, y acabar con los gobiernos revolucionarios del continente, cuya unidad resulta tan peligrosa para le hegemonía estadounidense.



1 comentario:

  1. Demasiado interesante! Se hace necesario descubrir todonesto a voz populi!!!! Profesor Cristina, agregueme por favor a su lista de correos, mael2910@gmail.com Necesario es para mi mantenerme bien informada! Gracias

    ResponderEliminar